Mamografía

En qué consiste una mamografía

La mamografía es un tipo específico de imágenes que utiliza un sistema de dosis baja de  para examinar las mamas. Un examen de mamografía se utiliza para asistir en la detección temprana y el diagnóstico de las enfermedades mamarias en las mujeres.

La Mamografía digital, también brst-mam-cad14llamada mamografía digital de campo completo (MDCC), es un sistema de mamografía en el que la película de rayos X es reemplazada por detectores en estado sólido que transforman los rayos X en señales eléctricas.Estos detectores son similares a los que tienen las cámaras digitales. Las señales eléctricas se utilizan para producir imágenes de las mamas que pueden verse en una pantalla de computadora o ser impresas en una película especial similar a las mamografías convencionales.

Algunos de los usos comunes del procedimiento

Las mamografías son utilizadas como una herramienta de exploración para detectar de manera temprana el cáncer de mamas en las mujeres que no tienen síntomas (mamografía de exploración) y para detectar y diagnosticar enfermedades mamarias en mujeres que tienen síntomas tales como bultos, dolor o secreción del pezón (mamografía diagnóstica).

Mamografía de exploración

La mamografía juega un papel central en la detección temprana del cáncer de mamas ya que puede mostrar los cambios en las mamas hasta dos años antes de que el médico o paciente los adviertan. Las pautas actuales del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés), la Sociedad Estadounidense del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), la Asociación Médica Estadounidense (AMA, por sus siglas en inglés) y el Colegio Estadounidense de Radiología (ACR, por sus siglas en inglés) recomiendan realizarse una mamografía de exploración cada año en las mujeres, comenzando a partir de los 40 años. La investigación ha demostrado que las mamografías anuales llevan a la detección temprana del cáncer de mamas, etapa en la que tienen mayores posibilidades de curación y se encuentran disponibles terapias de conservación de mamas.

El Instituto Nacional de Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) agrega que las mujeres que han tenido cáncer de mamas y aquellas que se encuentran en alto riesgo debido a antecedentes genéticos de cáncer de mamas deben asesorarse con un médico especialista respecto de si deben comenzar a realizarse estudios antes de los 40 y sobre la frecuencia de las exploraciones.

Mamografía de diagnóstico

La mamografía de diagnóstico se utiliza para evaluar a una paciente con resultados clínicos anormales—tales como nódulos o bultos en las mamas—descubiertos por la mujer o su médico. La mamografía de diagnóstico también puede realizarse después de una mamografía de exploración anormal, con el fin de evaluar el área conflictiva en el examen de exploración.

Forma en que debo prepararme

Antes de programar una mamografía, la Sociedad Estadounidense del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) y otras organizaciones de la especialidad recomiendan que discuta cualquier nuevo resultado o problema en las mamas con su médico. Además, informe a su médico sobre cualquier cirugía realizada con anterioridad, uso de  y antecedentes familiares o personales de cáncer de mamas.

No programe su mamografía de exploración para la semana anterior a su período si sus mamas normalmente están sensibles durante este tiempo. El mejor momento para realizar una mamografía de exploración es una semana después de su período. Siempre informe a su médico o técnico de rayos X si existe la posibilidad de estar embarazada.

La ACS también le recomienda:

  • No utilice desodorante, talco en polvo o loción debajo de los brazos o en las mamas el día del examen. Esto puede aparecer en la mamografía como manchas de calcio.
  • Describa cualquier síntoma o problema en las mamas al técnico que realiza el examen.
  • Si es posible, obtenga mamografías anteriores y téngalas a disposición del radiólogo al momento de realizar el examen actual.
  • Pregunte cuándo estarán disponibles sus resultados: no asuma que los resultados son normales si su médico o el establecimiento de mamografía no se pone en contacto con usted.

Como es el equipo

Una unidad de mamografía consiste en una caja rectangular que contiene el tubo que genera los rayos X. La unidad se utiliza exclusivamente para los exámenes de rayos X en la mama, con accesorios especiales que permiten que sólo la mama se quede expuesta a los rayos X. Conectado a la unidad se encuentra un dispositivo que sostiene y comprime la mama y la posiciona para poder obtener imágenes de diferentes ángulos.

De qué manera funciona el procedimiento

Los rayos X son una forma de radiación, como la luz o las ondas de radio. Los rayos X pasan a través de la mayoría de los objetos, incluso el cuerpo. Una vez que se encuentra cuidadosamente dirigida a la parte del cuerpo a examinar, una máquina de rayos X genera una pequeña cantidad de radiación que atraviesa el cuerpo, produciendo una imagen en película fotográfica o en detector especial.

Los rayos X son absorbidos por diferentes partes del cuerpo en variables grados. Los huesos absorben gran parte de la radiación mientras que los tejidos blandos, como los músculos, la grasa y los órganos, permiten que más de los rayos X pasen a través de ellos. En consecuencia, los huesos aparecen blancos en los rayos X, mientras que los tejidos blandos se muestran en matices de gris y el aire aparece en negro.

Hasta muy recientemente, las imágenes de rayos X se han mantenido como copia impresa en película (muy similar a un negativo fotográfico). Hoy en día, la mayoría de las imágenes son archivos digitales que se almacenan electrónicamente. Estas imágenes almacenadas son de fácil acceso y a menudo se comparan con las imágenes actuales de rayos X para el diagnóstico y la administración de enfermedades.

Cómo se realiza

La mamografía se realiza en pacientes ambulatorios.

Durante la mamografía, un técnico radiológico especialmente calificado posicionará su mama en la unidad de mamografía. La mama será colocada en una plataforma especial y comprimida con una paleta (por lo general hecha de Plexiglas transparente u otro plástico). El técnico comprimirá la mama gradualmente.

La compresión de la mama es necesaria para:

  • Aplanar el grosor de la mama de manera que todos los tejidos puedan visualizarse.
  • Extender el tejido de manera que las anormalidades pequeñas son menos probables de quedar oscurecidas por el tejido superior de la mama.
  • Permitir el uso de una dosis más baja de rayos X ya que una cantidad más delgada de tejido mamario está siendo tomada en imágenes.
  • Mantener la mama firme con el fin de minimizar lo que se vea borroso en la imagen a causa del movimiento.
  • Reducir la dispersión de rayos X para aumentar la agudeza de la imagen.

Se le solicitará que cambie de posición durante el procedimiento de toma de imágenes. Las visualizaciones de rutina son de arriba hacia abajo y lateral en ángulo. El proceso se repetirá para la otra mama.

Usted debe permanecer inmóvil y se le puede solicitar que contenga la respiración por unos segundos mientras se toma la imagen de rayos X para reducir la posibilidad de que ésta resulte borrosa. El técnico se dirigirá detrás de una pared o hacia la sala contigua para activar la máquina de rayos X.

Al completar el examen, se le solicitará a usted que espere hasta que el técnico determine que se hayan obtenido todas las imágenes necesarias.

El proceso de examen tomará aproximadamente 15 minutos.

Qué experimentaré durante y después del procedimiento

Sentirá presión en la mama mientras la paleta de compresión la aprieta. Algunas mujeres con mamas sensibles pueden experimentar incomodidad. Si este es el caso, programe la realización del procedimiento cuando las mamas se encuentren menos sensibles. Asegúrese de informar al tecnólogo si tiene dolor a medida que aumenta la compresión. Si sufre de gran incomodidad, se utilizará menos compresión.

Quién interpreta los resultados y cómo los obtengo

Un radiólogo, un médico específicamente capacitado para supervisar e interpretar los exámenes de radiología, analizará las imágenes y entregará un informe firmado para que usted pueda llevarlo a su  o de atención primaria, quien compartirá con usted los resultados.

Podría ser necesario llevar a cabo algunos exámenes de seguimiento, y su doctor le explicará la razón exacta por la cual se pide otro examen. Algunas veces se realiza un examen de seguimiento porque un descubrimiento sospechoso o cuestionable necesita clarificación con vistas adicionales o con una técnica de toma de imágenes especial. Un examen de seguimiento también puede ser necesario para que cualquier cambio en una anormalidad conocida pueda ser monitorizada a lo largo del tiempo. Los exámenes de seguimiento, a veces, son la mejor forma de ver si el tratamiento está funcionando, o si una anormalidad es estable a lo largo del tiempo.

Cuáles son los beneficios y los riesgos

Beneficios:

  • Las imágenes de las mamas mejoran la capacidad del médico de detectar los pequeños. Cuando los tumores son pequeños, la mujer tiene mayores opciones de tratamiento.
  • El uso de la mamografía de exploración aumenta la posibilidad de detección de pequeños crecimientos de tejidos anormales restringidos a los  en las mamas, llamados  (CDIS). Estos tumores en etapa temprana no pueden dañar a las pacientes si se eliminan en esta fase y la mamografía es el único medio comprobado de detectar de manera confiable estos tumores. También es útil para detectar todos los tipos de cáncer de mamas, incluso el cáncer ductal invasivo y el lobular invasivo.
  • No queda radiación en el cuerpo de un paciente luego de realizar el examen de rayos X.
  • Los rayos X por lo general no tienen efectos secundarios en el rango de diagnóstico típico para este examen.
  • Mamografías con resultado  Del 5 al 15 por ciento de las mamografías de exploración requieren de mayor evaluación, como por ejemplo la realización de mamografías adicionales o ultrasonido. La mayoría de estos exámenes resultan ser normales. Si aparece un resultado anormal, se deberá realizar un seguimiento o biopsia. La mayoría de las biopsias confirman la ausencia de cáncer. Se estima que una mujer que se realizó mamografías anuales entre los 40 y 49 años cuenta con una probabilidad del 30% de tener una mamografía con resultado falso positivo en algún punto durante esa década y aproximadamente una probabilidad del 7 al 8 % de realizar una biopsia de mamas dentro del período de 10 años.
  • Las mujeres siempre deberán informar a su médico o al técnico de rayos X si existe la posibilidad de embarazo.

Riesgos:

Sobre la minimización de la exposición a la radiación

Se debe tener especial cuidado durante los exámenes de rayos X en utilizar la mínima dosis posible de radiación y a la vez generar las mejores imágenes para la evaluación. Las organizaciones nacionales e internacionales de protección de la radiología revisan y actualizan constantemente las normas técnicas utilizadas por los profesionales en radiología.

Los sistemas modernos de rayos X tienen haces de rayos X muy controlados y métodos de control de filtración para minimizar la desviación (dispersión) de la radiación. Esto garantiza que aquellas partes del cuerpo de las que no se toman imágenes reciban la mínima exposición posible a la radiación.

Cuáles son las limitaciones de la mamografía

Si una anormalidad está presente en la mamografía inicial, estas imágenes por lo general no son suficientes para determinar con certeza si la anormalidad es  o  Si un resultado o una mancha resultan sospechosos, su radiólogo puede recomendarle estudios de diagnóstico adicionales.

Las interpretaciones de las mamografías pueden resultar difíciles ya que una mama normal puede aparecer diferente para cada mujer. También, el aspecto de una imagen puede verse comprometida si existe polvo o ungüento en las mamas o si se ha realizado una cirugía mamaria. Los radiólogos normalmente comparan la mamografía actual con las mamografías anteriores para determinar si ha habido un cambio que puede señalar un nuevo cáncer. No todos los cánceres de mama pueden ser visualizados con una mamografía.

Los implantes mamarios también pueden impedir una lectura exacta de las mamografía ya que los implantes salinos y de silicona no son transparentes en los rayos X y pueden bloquear la visualización clara de los tejidos detrás de ellos, especialmente si el implante ha sido colocado en frente, en lugar de colocarlo abajo, de los músculos del tórax. Los técnicos y los radiólogos con experiencia saben cómo comprimir cuidadosamente las mamas para mejorar la visualización sin romper el implante.

Al acordar una cita para la realización de una mamografía, las mujeres con implantes deben preguntar si el establecimiento utiliza técnicas especiales diseñadas para acomodarlos.

La investigación se está realizando en base a una variedad de técnicas de imágenes mamarias que pueden contribuir a la detección temprana del cáncer de mamas y mejorar la exactitud para distinguir entre las condiciones mamarias no cancerosas y los cánceres de mamas.

Radiación ionizante electromagnética emitida por un tubo al vacío, resultante del bombardeo del ánodo de destino con un haz de electrones proveniente de un cátodo calentado.
Sustancia química compleja producida en una parte del cuerpo o en un órgano, que determina la actividad de un órgano o grupo de células en otra parte del cuerpo.
Generalmente un médico no radiólogo que deriva un paciente a un especialista para más información y tratamiento.
Crecimiento de células anormales que puede ser maligno o benigno.
Pequeños tubos que llevan la leche de seno desde el lobulillo al pezón.
Cáncer de mama que no se ha diseminado más allá del revestimiento (epitelio) de los conductos galactóforos hacia el tejido mamario circundante en el seno. Es preciso tratar el CDIS para evitar que se convierta en cáncer invasivo, pero en esta etapa no es dañino.
Un resultado de examen que indica la presencia de cáncer cuando no lo hay.
No canceroso. También puede definirse de no maligno. Benigno se usa también para describir las condiciones médicas que tienen un curso suave.
Células cancerosas, también llamadas tumor, que pueden crecer y entrar en los tejidos circundantes, diseminarse a otras partes del cuerpo y destruir las células normales. El término maligno también se utiliza, aunque con menos frecuencia, para describir otras condiciones médicas severas y que empeoran progresivamente.